Crea tu propio sistema para conseguir más ingresos al mes siguiendo paso por paso mi propio método de trabajo

Quiero ayudarte a que lo consigas, tengas los conocimientos que tengas. Para ello solo tienes que pulsar el botón que te identifique y empezará nuestro camino para hacerlo posible. 

Mírate al espejo y verás lo que funciona para tu web.

El SEO cambia. Lo que Google decidía hace unos meses que era lo más importante para una web, ahora cuando llega a la adolescencia decide que no le gusta más.

Las tecnologías cambian. Cuando antes era imposible mostrar una web con muchas imágenes porque sobrecargaba cualquier servidor, ahora podrás poner una gran cantidad de ellas mezcladas con vídeos o cualquier elemento que antes se consideraría pecado si querías que tu página cargara rápido.

Cuando nos ponemos en la tarea de ver qué podemos hacer para mejorar nuestra web, muchas veces leemos miles de manuales con consejos de otras personas:

  • Técnicas de marketing para conseguir un mayor engangement.
  • Colores que funcionan mejor que otros para conseguir tus objetivos.
  • Posición donde deberás colocar cada elemento en tu página para que obtenga sus mejores resultados.
  • Consejos SEO sobre cómo obtener las mejores palabras clave para gustar al señor Google y que te tenga cariño.

Al final todo eso son cosas que pueden cambiar. Te puedes pasar miles de años leyendo manuales que seguramente entre un año y otro haya muchos aspectos que se vayan contradiciendo y no te habrán valido de mucho.

Todo cambia a un ritmo incontrolable, por eso no te puedes guiar por las modas o lo que diga un determinado motor de búsqueda (aunque este sea el que te da de comer).

Pero hay una cosa que no cambia, o que lo hace de una forma más lenta, y es el gusto de las personas, y lo más importante, el gusto de UNO MISMO.

Sino te quieres tú, no te va a querer nadie.

Qué gran frase y cuánta razón tiene.

Al igual que cuando te vas de ligoteo, todo empieza en uno mismo. Sino vas con la confianza necesaria, sino vas pensando positivo respecto a ti mismo, y sino te lo crees tú, nadie lo hará.

Mírate al espejo

Lo mismo pasa con una web. Puede que varíen las cosas dependiendo del público al que vaya dirigida la misma, pero la parte más importante es que seas tú mismo el que estás contento con lo que haces, y que estés convencido de que lo que estás haciendo quede de la mejor forma posible según tu criterio.

A mi no me sirve que me digan que para que una web funcione hay que poner no se qué elemento si cuando entro en una página que lo contiene me sangran los ojos y me quedo sin respiración hasta que consigo salir de ella.

Al final, para evaluar qué funciona y qué no, tienes que mirarte a ti mismo y saber lo que a TI te gusta.

Nunca llueve a gusto de todos, pero muchos estáis bajo el mismo paraguas.

Hay millones de personas en el mundo. Un gran porcentaje de ellas son personas que podrán encontrar tu web algún día teniendo solo una conexión a Internet.

Si tú estás haciendo algo que te gusta a ti mismo, estáte seguro de que habrá muchas personas que compartan tu mismo gusto.

Es por eso que si para ti una web piensas que funcionaría de una determinada forma, que los elementos que pones en ella son los que a ti te son útiles, que el diseño que has elegido para ella es el que más te motiva y mejor te parece, y que la forma de escribir los artículos la usas porque es la que a ti te gusta y te parece la mejor, seguramente millones de personas compartan tú opinión y tus gustos.

No te centres en gustar a la gente a la hora de pensar qué poner o cómo ponerlo en tu web, céntrate en gustarte a ti mismo y sentirte cómodo con ella.

No hagas a tu prójimo lo que no quieres que te hagan a ti.

Hay veces que entras en una web y lo que ves no te gusta nada.

Hay elementos que son para un bien propio del administrador de la web, pero que realmente no son nada útiles, prácticos, o incluso son molestos para el lector.

Imagínate algún elemento de publicidad que te está tapando gran parte de la pantalla o que se mueve según vas recorriendo la página siendo realmente molesto. Al final acabarás pulsándolo por equivocación, lo que hará que el dueño de la web gane dinero. Lo que va en su propio beneficio, para ti es una verdadera molestia.

Por tanto, si no te gusta cuando lo ves en otras páginas, ¿vas a ponerlo tú en la tuya para provocar la misma molestia a tus lectores?.

Alguna vez me habéis preguntado algunos de vosotros que si pondría un determinado elemento en una web, que os estáis planteando ponerlo porque dicen que funciona bien y queréis saber mi opinión. Mi respuesta hacía eso es siempre clara:

¿Qué piensas de una web cuando entras en ella y tiene ese elemento? ¿Te aporta algo a ti como lector o es algo molesto?

Solo responderte eso a ti mismo, te dará la clave para saber si deberías ponerlo o no en tu web.

Soy egoísta y por eso no haré lo siguiente.

Si, soy egoísta. Y cuando digo eso me refiero a que pienso en mi mismo.

Cuando hago algún cambio en mi web, o cuando entro en alguna de otra persona, pienso en mi mismo. Pienso en lo que me gusta, lo que me molesta, lo que quiero para mi página, y lo que nunca pondría en ella.

Llegados a este punto, os voy nombrar algunos de los elementos, o aspectos de una web, para aplicar sobre ejemplos todo este rollo que os he soltado anteriormente.

Los colores me dan la vida, ¿pero qué vida quiero llevar?

Sí que es cierto que los colores, como parte del diseño, son algo muy importante en una web. Hablan de cómo funcionan mejor o peor unas ciertas combinaciones de ellos en función de lo que quieras transmitir o a quién quieras llegar.

En mi opinión, siempre pongo colores que me hagan sentir cómodo y con un objetivo claro, que no desvíen la atención a los elementos que considero importantes en mi página.

Lo más importante está claro que es el contenido, ya que es lo que quieres transmitir al lector y con lo que buscas «engancharle» para que vuelva a llamar a tu puerta cuantas más veces mejor.

Por tanto, lo que me gusta es intentar favorecer a una lectura clara de ese contenido ¿Creéis que lo consigo o tenéis dificultad para leerlo?.

Cuando entro en una web con un fondo negro (o muy oscuro) y unas letras brillantes (amarillo o verde fosforito), realmente está dificultando mi lectura porque me resulta un poco dañino para la vista. Es por eso que yo me siento más cómodo leyendo sobre un fondo blanco y unas letras que hagan buen contraste con ese color.

Como eso es lo que me hace sentirme más cómodo al navegar por Internet, seguiré siendo egoísta y será la forma en la que lo pondré en mis webs.

Me apasiona Times Square, pero no lo quiero instalado en mi blog.

Si alguna vez habéis estado en Times Square en Nueva York, Picadilly Circus en Londres, o en Shinjuky en Tokio, te habrás sentido un buceador en un mar de publicidad.

Personalmente ¡me encanta! Esos tres sitios me han encantado… Ver que estoy rodeado de anuncios de miles de colores es algo que me pone! 😉 ya que me gusta ese contraste con los edificios o esa luminosidad llamativa.

Pero eso no quiere decir que sería algo que pondría en mi página.

Cuando entro en una página que está llena de banners, los cuales te los ponen en frente de los ojos para que no puedas salir de ahí sin pulsar uno de ellos, no me gusta.

No quiero nada que me impida leer claramente el contenido ya que, si he llegado a esa página, seguramente sea para leerlo y por lo tanto el resto me da igual. Si quiero buscar algo interesante, que podría ser en un banner de publicidad (¿porqué no?), ya recorreré la página yo para buscarlo, pero no quiero que me lo pongas delante de mis narices.

Mamáaa… ¡este popup se ha puesto delante y no puedo ver el espectáculo!

No me gusta cuando entro en una página y super-puesto a la misma me aparece un banner.

Si bien con un simple click en una de las esquinas sueles quitarlo, eso se hace especialmente molesto cuando estoy navegando y consumiendo contenido desde el móvil (método que uso mucho debido a mis trayectos en viajes o mis frecuentes visitas al baño 😛 ). Desde este dispositivo suele ser más complicado el quitar ese banner y al final muchas veces acabas cerrando la página.

Esto también pasa con el elemento para que te suscribas a una determinada Newsletter. En muchas páginas, cuando las abres te saldrá el formulario diciendo que te apuntes a su página. Este aparecerá en un popup por encima del contenido.

Dicen que este elemento funciona muy bien, y que aumenta el número de suscriptores que conseguirás para tu web. Pero personalmente no me gusta porque me hace tener que realizar un click más para poder seguir leyendo el contenido (cosa difícil desde el móvil, como he comentado). Además, la mayoría de las veces te aparece en páginas en las que ya estás inscrito, algo que no tiene sentido y que te da una peor sensación aún.

Muchos pensaréis al contrario que yo en este tema, pero personalmente no me gusta ese elemento y no lo pondré en mis web.

¿Qué opinas tú de él?

Entras en mi blog… entonces eres mi amigo, y te trataré como tal.

A la hora de escribir, me gusta intentar hacerlo como si le estuviera contando algo a un amigo. Si eres amigo mío en la «vida real», sabrás cómo suelo contar o explicar las cosas. Seguramente al leer estas líneas podrás pensar que están escritas de la misma forma en la que lo contaría si estoy hablando contigo.

Me gusta esa forma de contar las cosas. Tanto si estoy leyendo algo por Internet como si estoy hablando con alguien al contratar cualquier tipo de actividad, tengo un buen sentido para detectar cuando me están CONTANDO o informando de algo o cuando me lo están VENDIENDO.

No me gusta la sensación de darme cuenta de que lo que me están contando es para venderme lo que sea a toda costa. Por eso intento evitar eso en mi blog. Si te hablo sobre algo es porque es algo que me parece interesante, y te lo intentaré contar de la forma en la que yo lo conozco. A veces si es algo que no conozco del todo o que estoy empezando a descubrirlo, así lo diré en el artículo.

Salvo casos excepcionales, como los artículos patrocinados que podrás ver algunas veces en el blog, me gusta contar las cosas como las veo y como se las contaría a un amigo.

Llegados a este punto, quiero remarcar que aunque este artículo parezca un monólogo sobre YO, YO y YO, lo que pretendo es que cada uno os miréis a vosotros mismos y luego miréis vuestras webs. Lo que tienes en ellas ¿realmente es lo que te motiva? ¿Realmente está así en función a lo que a ti te gusta o influenciado por lo que puedan pensar los demás?

También quiero dejar claro que esto no quita que acepte todo tipo de sugerencias/críticas/comentarios sobre mis webs. Obviamente el recibir un feedback de tus lectores es lo mejor para seguir mejorando, y un mensaje de alguno de vosotros podría descubrirme algo que funcionaría en mi web y que además a mi también me gusta, por tanto sería muy agradecido.

Al final el cambio y el éxito empieza en uno mismo y para ello no puedes empezar a andar siendo otra persona, porque cuando quieras volver a reencontrarte, será más difícil o tendrás que recorrer hacía atrás muchos kilómetros. Empieza contigo mismo y estarás más cerca para darte un abrazo de enhorabuena cuando consigas el éxito.

¿Qué te parece todo este tema? ¿Estás de acuerdo con lo que comento sobre los ejemplos que pongo? Como siempre la forma de enriquecer un artículo de meditación como este, es sabiendo la opinión de todos vosotros.

Foto: claudiaveja / Foter / CC BY-NC-SA

Rate this post
Javier Elices
Javier Elices
Después de trabajar en importantes Multinacionales como Havas Media o Telefónica, tanto en España como en otros países, decidí dar un giro a mi vida y lanzarme a lo que realmente me apasiona, que es emprender y lanzar proyectos online que generen beneficios. Todo el camino que recorro para ello, te lo cuento en el blog de Monetizados donde aprenderás cómo conseguir ingresos con tus proyectos ayudándote en los consejos SEO y las herramientas que te presentaré.

Esta entrada tiene 7 comentarios

  1. Luis Mena

    Interesante articulo. Creo que son consejos importantes para cualquier persona que quiere empezar con un blog.

  2. quickbooks, accountant

    El seo cambia, interesante consejo, la palabra clave es infalible, pero debe personalizar su sitio web, un blog y bien dirigido es buen comienzo, diseño personalizado, perfecto

  3. Victor Campuzano

    Peasho de Post! Si, por largo, pero es que no le quitaría ni un párrafo!!!!
    Estoy de acuerdo contigo en absolutamente todo, Javi, de verdad. No, no es un artículo en el que hablas de TI de TI y de TI, es un artículo en el que hablas de MI de MI de MI porque coincido en todo.

    Ya se a quien citar cuando explique mi visión sobre lo que si y lo que no hacer en una web.

    Gracias!

    1. Gracias Victor!

      Es un honor recibir este comentario de alguien que está tan puesto en el tema del marketing como tú!

      Tú bien sabes que muchas veces vienen bien este tipo de artículos para invitar a la reflexión de cada uno… tu blog está plagado de muy buenos ejemplos de ello así que qué te voy a contar! 😉

      Un abrazo!

  4. Javier

    Poco hay que añadir a tu post, porque lo cierto es que coincido contigo en todo. Creo que un error bastante frecuente es montar una página pensando en Google y no en lo que tú quieres hacer con esa página. A mi, cuando me comentan que debería añadir/quitar/corregir tal o cual cosa «porque Google puede pensar…» siempre contesto lo mismo: cuando hago algo, no lo hago pensando en Google. Eso no quiere decir que me olvide de él, simplemente que no es mi principal prioridad.

    Sobre lo que comentas del «popup» de suscripción que cada vez veo con más frecuencia… honestamente, lo primero que hago cuando entro a una página que lo tiene es cerrar el popup, y si encima es de aquellos que se hacen de rogar, directamente cierro la pestaña de la página y no vuelvo. Tendrá un porcentaje de conversión altísimo y todo lo que quieras, pero apostaría a que el porcentaje de boletines que terminan en la carpeta de spam también debe de ser amplio, simplemente por la manera de «forzar» al lector a dejar su correo en la casilla para poder leer. No, desde luego que no es un elemento que pondría en mis páginas; prefiero menos suscriptores, pero que realmente estén interesados en el contenido, que mirar luego las estadísticas y ver que de 200 boletines con suerte se han abierto tres.

    Un saludo, me guardo tu post en favoritos que me es difícil encontrar gente que piense así ^^

    1. Hola Javi,

      Muchas gracias por tu extenso comentario! Me alegro que te haya parecido interesante y que nuestras ideas vayan en un mismo sentido.

      Un saludo!!

Deja una respuesta

  Acepto la política de privacidad